EL CANCER DEL FÚTBOL

Publicado: 04/02/2013 en Uncategorized

El colegiado Juan D. D. A. sufrió una brutal paliza en el partido entre el Marchena Balompié y Los Molares de ayer, suspendido en el minuto 72. Tras expulsar al entrenador marchenero, el público comenzó a increpar al árbitro y, ante la situación, el posterior agredido solicitó la presencia policial en el campo. Su espera de casi media hora no obtuvo respuesta.

El árbitro había expulsado a dos jugadores locales y había detenido el encuentro, a la espera de la llegada de la Guardia Civil, ante la tensión creciente en las gradas y en el terreno de juego. Durante esa suspensión, cuando llegaba a la media hora con el encuentro parado, la tensión creció hasta que algunos aficionados saltaron, increparon y agredieron al colegiado.

Luego, la directiva local intentó convencer al trío arbitral para que abandonase el terreno de juego. Error. Uno de los aficionados presentes se lanzó sobre uno de los auxiliares, propinándole un par de golpes. El colegiado decidió entonces regresar al centro del terreno de juego. En ese momento se produjo el lamentable espectáculo: un jugador del Marchena salió del vestuario y comenzó la batalla campal. Lo acompañaron unos veinte aficionados aproximadamente que golpearon y retuvieron en las redes de una portería (imagen de abajo) a la víctima.

La Asociación Deportiva de Árbitros de la Provincia de Cádiz lamenta que hechos como estos sigan ocurriendo en los terrenos de juego, igualmente desea que todo el peso de la ley tanto federativa como judicial recaiga sobre estos animales sin el más mínimo de piedad.

Los comentarios están cerrados.